La idea común de que el tratamiento del agua de los circuitos de torres de refrigeración y agua caliente sanitaria es la solución ante brotes de microorganismos y bacterias no es del todo acertada, pues limita el problema al medio, en este caso el agua, y se olvida del hábitat, las instalaciones, que es donde estriba el principal problema, que no el único, (el suministro de agua debe garantizarse en las mejores condiciones).

Lo habitual en tratamiento

Es habitual que el equilibrio del agua en las instalaciones, ante corrosión e incrustación se intente mantener, a base de la adición de productos y purgas permanentes, con lo que esto supone para el aumento de corrosión e incrustación, consumo de agua y envejecimiento acelerado de las instalaciones y sus componentes. La desinfección sigue el mismo proceso de adición y purga permanente, según la reglamentación vigente.

Los problemas

Este ciclo como todos sabemos se repite ininterrumpidamente durante las épocas estivales, en torres de refrigeración y todo el año en instalaciones de agua caliente sanitaria, con las graves consecuencias que este procedimiento tiene para la salud publica y el medio ambiente, entre otros, por los vertidos que se generan, llegando incluso a colapsar las depuradoras de agua en los puntos de recogida y posterior tratamiento de depuración, sin olvidar los temidos brotes de Legionellas, que eventualmente y a pesar de todos estos esfuerzos continúan apareciendo.

La cloración en exceso (0,2-0,3 ppm) produce corrosión, en determinadas circunstacias de temperatura, por otro lado los incrementos de temperatura puntuales, choques térmicos, (por encima de 55 ºC) inician logarítmicamente la incrustación de sólidos de carbonato cálcico, dependiendo del PH en el medio…

Las zonas con corrosión y posteriormente con incrustación crean el hábitat ideal, en las zonas de temperatura crítica, para la proliferación de la Legionella y otros microorganismos y bacterias (24 ºC hasta los 70 ºC).

Paralelamente se producen graves averías en los intercambiadores de calor y otros elementos fundamentales de las instalaciones, tuberías, válvulas, elementos en torres de refrigeración, con un largo etc. que todos conocemos y padecemos.

Análisis de la problemática

Solo un análisis exhaustivo de todos los factores a tener en cuenta garantiza la efectividad de cualquier tratamiento, que debe incidir en estos tres aspectos:

  • Corrosión
  • Incrustación
  • Desinfección
  • Soluciones

El Tratamiento que ofrece Sepa ® soluciona los problemas físico-químicos mediante la electrólisis. Este tratamiento es gestionado de manera permanente, manteniendo todos los factores mencionados, dentro de los rangos del índice de estabilidad de Riznar, garantizando en un 90% de casos la seguridad y regularidad del proceso de tratamiento.

La sencillez de implantación y la reducción de costes que conlleva, hacen de este tratamiento el idóneo para luchar de forma efectiva contra los problemas de corrosión, incrustación y desinfección.

Ventajas

  • La no utilización de productos químicos en el proceso de tratamiento de agua.
  • El aumento de la longevidad de las instalaciones y sus componentes al controlar corrosión e incrustación.
  • El ahorro de agua, las purgas son mínimas.
  • El ahorro de mano de obra al limitar las operaciones de mantenimiento.
  • Poseer una tecnología innovadora que garantiza la sostenibilidad y no agresión al medioambiente.
  • La vigilancia y mantenimiento de las instalaciones durante 365 días al año.
  • Mínimo costes de mantenimiento de la planta de tratamiento de agua.